lunes, 16 de enero de 2017

Cuento: ¿A qué sabe la Luna?


"Hacía mucho tiempo que los animales deseaban averiguar a qué sabía la luna. ¿Sería dulce o salada? Tan solo querían probar un pedacito. Por las noches, miraban ansiosos hacia el cielo. Se estiraban e intentaban cogerla, alargando el cuello, las piernas y los brazos ¿Quién no soñó alguna vez con darle un mordisco a la luna? Este fue precisamente el deseo de los animales de este cuento. Tan solo querían probar un pedacito pero, por más que se estiraban, no eran capaces de tocarla. Entonces, la tortuta tuvo una genial idea: "Si te subes a mi espalda, tal vez lleguemos a la luna", le dijo al elefante."

- ¿El Elefante encima de la tortuga? - dijo un niño en clase-.
- ¿Y por qué no se sube la tortuga encima del elefante?
- Porque el elefante tiene trompa y puede llegar más alto.
- Entonces, ¿por qué no se sube la tortuga en la trompa del elefante?
- Calla, vamos a descubrir que pasa.

Así comenzamos a contar el cuento. Las dudas surgían y la curiosidad fue invitada a sentarse con nosotros para escuchar.


El cuento trabaja valores como la cooperación, solidaridad y sueños compartidos. Su moraleja o epílogo, nos la trasmite un pez mirando la luna en el agua.

En cuanto a recursos literarios, el autor utiliza la repetición constante de la misma frase, lo que provoca en los niños que anticipen lo que va a ocurrir. 

Este es cuento es muy famoso entre los niños y, bajo mi punto de vista, un cuento fantástico y de obligada lectura. 

María fue la encargada de leerlo en clase.


Y si vosotros también queréis disfrutarlo, aquí os dejo un vídeo para que podáis escucharlo, contarlo vosotros mismos o, simplemente, "saborearlo". 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Publicaciones recientes

recentposts

Algunas sugerencias

randomposts