Asombro

"Experimentamos asombro cuando algo que creíamos imposible 
demuestra ser cierto".
Nos cuenta el Emocionario que, el asombro, nos dice que el mundo es un lugar por descubrir, que hay espacio para lo desconocido, para la magia. 

Esta emoción ha sonado así en nuestra clase y, tras escucharla, esto es lo que comentaron los alumnos y alumnas:


  • Alejandro González: "Indiferencia. En el reflejo del agua, el tigre se veía diferente".
  • Ángela: "Acompañamiento. El tigre pensaba que estaba solo pero, al verse en el agua reflejado, resulta que no lo estaba".
  • Rodrigo: "No estoy seguro, pero yo creo que se está mirando en el lago y dice: '¿Por qué en el agua me veo del revés?' Él se había visto reflejado y puede que estuviese llorando y en el reflejo no. Además, la canción me ha sonado primero tranquila y luego sorprende mucho el final".
  • Ana: "Asombro. Porque el tigre se ha reflejado en el agua y ha descubierto algo nuevo. Se puede reflejar en el agua y verse y por eso está asombrado".
  • Daniela: "Asombro. Porque el tigre se había reflejado en el espejo (que es el agua) y, parece como si no hubiera visto su reflejo nunca".
  • Rocío: "Miedo. Porque el tigre tan tranquilo estaba paseando y, de repente, se ve en el agua reflejado y dice: '¡Ay, qué feo soy!' Y se asusta.
  • Elena: "Yo pienso que es sorpresa. Creo que estaba mirándose en el espejo y se sorprende cuando se ve". Además, porque la música al principio era lenta y tranquila y al final dice como: ¡sorpresa!
  • Miguel: "Asombro. Porque como estaba el tigre paseando y de repente parece como si se hubiese parado en el río y en el reflejo cambia el color de su cuerpo. Seguramente habrá dicho: '¡Estoy asombrado de lo que me ha pasado!'".
  • Rubén: "Diferencia. El tigre se ve en el agua pero no se ve normal".

La filosofía comienza con el asombro.

Este enunciado aparece en el principio de la 'Metafísica' de Aristóteles y se ha hecho universal.
Sin asombro no hay conclusión posible de los fenómenos que tenemos delante, los que deben tener una explicación y una respuesta a la multitud de preguntas que pueden circular por nuestra mente. 

El asombro es lo que marca, lo que inicia y decide. Sin asombro no se llegará a ninguna parte. Sin asombro estaremos a expensas de lo que nos cuenten, de los asombros de los demás. 

Nos asombramos porque somos ignorantes y no debemos eludirlo si pretendemos ser protagonistas de este mundo.  

¿Qué es?


El asombro es la puerta del conocimiento. Con él se transita desde el inicio hasta el final, desde la teoría hasta la conclusión, desde la rutina hasta el encandilamiento. 

La capacidad de asombrarse, conlleva la inocencia y la curiosidad. Decía Platón que el asombro es el origen de la filosofía. Nuestros ojos nos "hacen partícipes del espectáculo de las estrellas, del sol y de la bóveda celeste". Este espectáculo, nos ha "dado el impulso de investigar el universo. Aristóteles también dijo: "Pues la admiración es lo que impulsó a los hombres a filosofar: empezando por admirarse de lo que les sorprendía por extraño, avanzaron poco a poco y se preguntaron por las vicisitudes de la luna y del sol, de los astros y por el origen del universo".

El admirarse impele conocer. En la admiración cobro conciencia de no saber. Busco el saber, pero el saber mismo, no "para satisfacer ninguna necesidad común".


¿De dónde viene el asombro?


Siguiendo con el Emocionario, el asombro viene de la inocencia y de la curiosidad. Cuando te asombras, primero crees que algo no es posible. Luego, ves que es cierto y te sientes maravillado. Entonces te preguntas: '¿Cómo puede ser'?.

Nuestros niños se han asombrado mucho a lo largo de su corta vida. Aquí os dejo algunos de los momentos referentes a esta emoción:

  • "Cuando el día de la actuación de fin de curso, mi hermano, que siempre hace las cosas a su manera, me asombró porque hizo la actuación muy bien". (Ana)
  • "Yo sentí asombro cuando un día fui a un campo. Al llegar, pensé: "Vaya campo más feo". Dando un paseo, descubrí cosas muy interesantes y me asombré. Ya no era feo. (Rocío)
  • "Cuando Ana, Iván y Alberto hicieron la escalera marrón". (Todos)
  • "Al terminar de hacer la escalera marrón con los ojos tapados". (Iván)
  • "Al ver a Ana hacer la escalera marrón". (Natalia)
  • "El primer día que vi la escalera marrón". (Gonzalo)




Fuente:"El asombro", 
"filosofíanueva.com"




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicaciones recientes

recentposts

Algunas sugerencias

randomposts