Deseo

¡Buenos días! 

¿Cómo estáis? Seguro que lo estáis pasando genial allá donde estéis. 

Ya sabéis que nosotros, cada martes y cada miércoles, seguimos "ordenando" nuestras emociones. Hoy os presento una nueva ilustración que suena así. Es una canción de Matt Simons, "Catch & Release". Ahora párate para emocionarte.



¿Qué os ha parecido? ¿Qué habéis sentido? Espero vuestros correos.


  • Natalia: "Yo he sentido deseo porque había un animal que quería comerse la miel de una colmena porque tenía hambre". 
  • Alejandro Moreno: "Creo que es deseo. La canción me hace sentir felicidad y creo que el osito está feliz por encontrarse esa colmena. Parece que tiene hambre y mira con deseo el panal que ha encontrado para comerse la miel".
  • Alba: "Yo creo que es deseo, porque es como si el oso estuviera imaginando: "me quiero comer la miel". 
  • Antonio: "Yo creo que es deseo porque el oso quiere comerse la miel pero no llega a la colmena".
  • Adrián: "Yo creo que es deseo. Veo un oso que tiene mucha hambre viendo la miel y siente deseo de comerlo".

Deseo. Es es la nueva emoción. Pero, ¿qué es? El deseo forma parte de la naturaleza del individuo y es uno de los motores que impulsan su conducta. Es deseo es un impulso que nos mueve hacia algo que queremos, es el motor de nuestros actos, el anhelo de saciar un gusto.

Profundicemos un poco más...

En el ámbito de la filosofía (donde nació la palabra), el deseo hace referencia a la falta de objeto hacia el cual se dirige el apetito, y se lo piensa como el principio que empuja a la acción. (Ahora entendemos mejor la ilustración). Aristóteles lo definió como "apetito de aquello que es placentero"; Descartes dijo que era "una agitación del alma causada por los espíritus que la disponen a querer para porvenir las cosas que se representa como convenientes"; para Spinoza es "la tristeza que se refiere a la falta de la cosa que amamos"; o Dewey, que lo entendió como "la actividad que trata de proceder para romper el dique que la retiene". 

La motivación que nos conduce a desear algo son muy variadas: un recuerdo de vivencias pasadas que nos resulten placenteras; comer un plato determinado; visitar un lugar donde vivimos buenos momentos. Pero cuando en anhelo por una situación del pasado se torna de forma intensa, se genera tristeza y entonces hablamos de nostalgia.

Conclusiones

Cuando se anhela algo hasta el punto de creer que es el único camino para llegar a alcanzar la felicidad, somos capaces de hacer cuanto sea necesario para obtenerlo. Cualquier emprendimiento parte de un deseo. 

              ¿Qué ocurrirá si tus deseos se convierten el realidad?

¡ESPERO VUESTROS DESEOS!

"Cuando alguien desea algo debe saber que corre riesgos y por eso la vida merece la pena"
(Paulo Coelho)







Fuente: consulta-psicologica.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicaciones recientes

recentposts

Algunas sugerencias

randomposts