Desaliento



"Sentimos desaliento, precisamente, cuando nos falta el aliento para seguir adelante"


Imagina que estás en un bosque y quires regresar a casa. Emprendes un camino y no es el adecuado. Regresas al punto de partida. Buscas otra ruta. Tampoco es esa. Invites. Vuelves a equivocarte. Al cuarto intento, percibes que tus fuerzas, fallan, te desanimas. Eso es el desaliento. 

Y esta ha sido la primera impresión:

  • Rocío: "Cansancio. Porque el tigre parece que se está derritiendo por la cola. He sentido cansancio con la música".
  • Elena: "Cansancio. Porque la música se repetía una y otra vez. El tigre estaba cansado, la expresión de los ojos era de cansancio. No sabría a donde ir. He sentido cansancio".
  • Alejandro Sánchez: "Cansancio. Porque parece como si el tigre estuviese buscando a su familia, elige un camino y no es el correcto y, vuelve a empezar. Por eso, la música también se repite, parece la misma historia. Además, el tiempo parece ir lento como un caracol". 
  • Miguel: "Cansancio. El león, con cada paso que daba se iba derritiendo y cada vez que se derrite, la música empezaba de nuevo".
  • Gonzalo: "Cansancio también. Porque el tigre estaba derretido y cada vez que se equivocaba de camino la música parecía empezar otra vez. Y dice: 'Voy a cansar un poco'".
  • Rubén: "Cansancio. Porque el tigre estaba andando y andando para buscar su casa y estaba cansando de tanto andar".
Tras hablar sobre las posibles hipótesis, el miércoles, descubrimos la solución. ¿Cuándo hemos sentido desaliento?

  • "En la carrera del cole, la mamá de Paula me animaba, pero yo no podía. Yo sentía que iba hacia atrás y la meta cada vez la veía más lejos". (Alejandro Moreno)
  • "Cuando hice mi primera ficha de restas con llevadas, que no me salía ninguna. Sentí desaliento y después desánimo". (Natalia)
  • "En la carrera, Marta y yo pensábamos que era una vuelta, pero no. En la mitad de la primera vuelta, tenía flato. La mamá de Ale me animaba pero, yo lo intentaba pero... no podía. Parecía que la meta estaba cada vez más lejos". (Paula)
  • "En primera carrera, en la segunda vuelta no podía respirar. Cuando llegué sentí satisfacción. Además, en marzo hice una fiesta de pijama. La hora en la que llegarían mis amigas no llegaba, se hizo eterno, sentí desaliento". (Rocío)
  • "Cuando estaba haciendo la última multiplicación y no me salía. Volvía a intentarlo y tampoco me salía". (Ana)
  • "Todos los días cuando vengo al cole andando, vuelvo andando y me duelen las piernas. Cada vez se hace más largo el camino hasta que, por fin, llego al cole, pero cansadísimo". (Miguel)
  • "En baloncesto, cuando estamos jugando un partido. El profe me anima y cuando me canso, siento desaliento". (Gonzalo)

¿Qué ocurre cuando llega el desaliento?

Nos dice el emocionario que cuando el desaliento se acerca, nuestra meta se aleja. 
Cuando nos vence el desaliento y nos rendimos, se abre paso a la decepción.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicaciones recientes

recentposts

Algunas sugerencias

randomposts