Remordimiento

Nueva semana y nueva emoción. Le toca el turno al remordimiento. 

He elegido una pieza musical de Michael Giaccino, "We can still stop her". Ha sido una emoción algo confusa. Esto fue lo que dijeron:


  • Iván: "Miedo. Porque la música era como de miedo. En la ilustración, parece que el hombre es perseguido por el cuervo. Además... los corazones de metal...".
  • Adrián: "Miedo. Porque la música hacía 'tum', sonaba fuerte. Y, la ilustración, me daba miedo".
  • Dani: "Miedo. Porque el hombre estaba huyendo del cuervo y sentía miedo".
  • Antonio: "Yo creo que es miedo, porque la música me daba miedo y la ilustración me daba miedo también".
  • Alba: "Miedo por el hombre, que me daba miedo y por la canción".
  • Rocío: "Remordimiento. Porque el cuervo y el robot se han peleado y se han echado la culpa mutuamente".
  • Elena: "Miedo. Porque para mí, esa música era muy fuerte. Y para mí, era como si el hombre enmascarado estuviera persiguiendo al otro".
  • Rubén: "Miedo. Porque se estaba cayendo el que estaba corriendo".
  • Jesús: "Miedo. Porque el pájaro asustaba al otro hombre".
  • Rodrigo: "Miedo. Porque la canción sonaba fuerte y el cuervo tenía miedo del robot. Las máquinas que estaban bajo tierra se quedarían mirando a ver qué pasa".
  • Alejandro Moreno: "Yo creo que miedo".
  • Gonzalo: "Yo creo que miedo. Porque es como si viniese un terrorista. Imagínate que estoy yo tranquilo aquí y, viene alguien por la ventana. Normal que salga corriendo".
  • Alberto: "Yo he pensado en miedo. Es como si estuvieran peleando por algo".
Tras pensar y debatir en clase sobre ello, hemos descubierto que, esta emoción, está muy presente en nuestras vidas, en nuestro día a día. 

No hay que confundir remordimiento con arrepentimiento. El Emocionario nos dice que "el arrepentimiento es el malestar que podemos sentir ante cualquier acto, sea malo o no. En cambio, el remordimiento sólo aparece cuando hemos realizado una mala acción".
Pero, por si aún no ha quedado claro, sabremos que se trata de arrepentimiento porque se las ingenia (el remordimiento) para que no dejes de pensar en eso malo que hiciste. Despierta un malestar que, te va invadiendo, va creciendo.

¿Quién no ha sentido remordimiento alguna vez? Es tan poderosa esta emoción que, cuando nos invade, nos genera un malestar, nos genera culpa.  No nos deja sonreír, comer... Nos sumerge en un mundo que sólo nosotros conocemos y que nadie tiene cabida. Nos obliga a pensar en el daño que hemos causado.

Según los expertos, existen varia pautas para no caer en el remordimiento, como:
- Llenar la mente de ideas positivas.
- Utilizar el agradecimiento de forma constante.
- Aprender a pedir perdón.
- Tener una mente abierta para evitar sentimientos de culpa infundados.
- Etc.



Nosotros, hemos estado hablando sobre nuestros momentos de arrepentimiento: mentir a un hermano para creernos mejores; enfadarnos con nuestros amigos y decirles que nunca más seríamos su amigo o amiga; esconderle un juguete a una hermana para que no nos moleste y decirle que no sabemos dónde podrá estar...


FICHAS DE ACTIVIDADES

Hoy, cierro esta emoción con un poema de Jorge Luis Borges: 

REMORDIMIENTO

He cometido el peor de los pecados
que un hombre puede cometer. No he sido 
feliz. Que los glaciares del olvido
me arrastren y me pierdan, despiadados.

Mis padres me engendraron para el juego
arriesgado y hermoso de la vida,
para la tierra, el agua, el aire, el fuego.
Los defraudé. No fui feliz. Cumplida

no fue su joven voluntad. Mi mente
se aplicó a las simétricas porfias 
del arte, que entreteje naderías.

Me legaron valor. No siempre fui valiente.
No me abandona. Siempre está a mi lado
la sombre de haber sido un desdichado.


He cometido el peor

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicaciones recientes

recentposts

Algunas sugerencias

randomposts